viernes, 29 de julio de 2022

CRÍTICA: DESPOJO

Una madre bipolar, dos hijos, un padre ausente, una nuera, un psicólogo y una muerte se entremezclan en la obra "Despojo", de Patricia Suárez, que se luce en Calle Corrientes con funciones en el Teatro Picadilly


Despojo cuenta la historia de una madre que tuvo que criar sola a sus dos hijos varones, y la cual sufre de trastorno bipolar. Con el correr de los minutos nos damos cuenta que, entre risas y algunas conversaciones aparentemente sin sentido, comienzan a aparecer confesiones de todos los miembros de la familia, y con ellas se descubren varios secretos que estuvieron guardados durante mucho tiempo.

El título de la obra es muy significativo porque en un principio parecería ser que se refiere al despojo de lo material, pero todo va mutando hacia un despojo emocional que toma mucha fuerza hacia el final de la historia. 


La gran protagonista de "Despojo" es Esther Goris, quien mezcla humor con dramatismo con perfecta naturalidad, y su interpretación se potencia por ese estilo místico, casi misterioso, que ella pone en sus personajes, logrando un excelente resultado.

Barbie Vélez es magnética, es la segunda obra que vemos con ella, y tiene una frescura y una personalidad sobre el escenario que hace que cada vez nos guste más. Su personaje aporta mucho a la historia, tanto en el drama como en la comedia. 

Fabio Di Tomaso y Mauro Francisco completan el elenco con muy buenas, creíbles, divertidas y sensibles interpretaciones. 

Diego Rinaldi es el director de "Despojo". Tenemos que confesar que nos estamos haciendo fan de este director que, desde que vimos Radojka (obra que también dirige), nos viene sorprendiendo con su sello que está presente durante las historias que plasma en escena. Despojo es un nuevo logro para Rinaldi.

La producción general de la obra es de Circus Entertainment Group.

En lo personal salimos muy felices de haber visto la función con Localidades Agotadas. Felicitaciones a todo el equipo.


Despojo es una comedia dramática muy interesante para ir a ver, porque se van a reír pero también los va a dejar reflexionando sobre las decisiones de la vida, y lo duro de transitar una enfermedad. Las entradas están a la venta en la web PLATEANET y en el teatro (Av. Corrientes 1524, CABA).

1 comentario:

Anónimo dijo...

Excelente obra! Me reí mucho y Ame a Barbie