domingo, 7 de abril de 2019

CRÍTICA: CARCAJADA SALVAJE

Carcajada Salvaje, obra de Christopher Durang y cuyo título original es Laughing Wild, estrenó en una de las salas del complejo Multitabaris, con muy buena aceptación del público.


La obra está protagonizada por Verónica Llinás y Darío Barassi, y tiene formato de unipersonal y stand up. Los primeros 45 minutos son para el personaje interpretado por la Llinás, y la segunda mitad de la obra le corresponde a Darío Barassi. En la etapa final del espectáculo, ambos personajes se cruzan en escena por un motivo especial de sus historias que genera el encuentro.

Los dos personajes son personas border, que rozan la locura. De alguna manera la obra, usando el humor directo, cruel y negro, habla de la vida y la manera de transitarla.

Lo mejor de Carcajada Salvaje, son las actuaciones. Para aplaudir de pie el trabajo de ambos actores, que generan risas con simples gestos, miradas, expresiones faciales. Ambos tienen un excelente dominio del escenario.

La dirección de la reconocida Corina Fiorillo es un factor clave en este espectáculo. En cada monólogo, cada artista cuenta con una cantidad limitada de recursos externos para contar su historia, y entonces todo recae en el recurso actoral para involucrar al público en la vida de los personajes. Gran trabajo de equipo entre la directora y los actores.


La obra es divertida, y el público la pasa bien, a veces, hasta cuestionándose de lo que se está riendo.

Carcajada Salvaje es, hasta ahora, el batacazo de la temporada, porque desde su estreno se ubica en el segundo lugar en recaudaciones, desplazando a algunos de los preferidos como Martín Bossi.

Carcajada Salvaje se presenta de miércoles a domingo en el Multitabaris (Av. Corrientes 831). Las entradas se consiguen en el teatro y en Plateanet.com

No hay comentarios: